6.7.06

Antiguos desiertos

Atravesé áridos días, desérticos.
Caminé sobre los cristales
de un sentimiento roto.
Para darme cuenta
de que al final del camino
me habían crecido alas.


19/07/2005
26/01/2006

20 comentarios:

isterica dijo...

Caminar y caminar para hacer tu camino, para sentirte libre y descubrir que al final puedes volar

Isthar dijo...

Ahora sólo queda el arduo trabajo de extenderlas y aprender o recuperar la capacidad de volar... :)

¿Volamos?

Un abrazo muy, muy, muy fuerte

Bohemia dijo...

Se van adquiriendo nuevas capacidades a la vez que avanzamos y aprendemos, y vamos descubriendo cosas de nosotros que desconocíamos. un abrazo

Ismo dijo...

Muy bonito

Lunarroja dijo...

Alas para ser libre, para volar allí donde más desees...

Pipistrellina dijo...

¡Ohhh! ¡¡Es precioso!! Voy a leer el resto de lo que escribes :)

Un millón de gracias por visitarme... ya te he dejado comentario también allí :)

Por cierto ¿eres de por aquí entonces?

¡Besitos!

Miada dijo...

Cuando se van superando los obstáculos apenas nos damos cuenta de que podemos superarlos, de que estamos preparados para ello, sólo somos capaces de creer en nosotros cuando se logró, y entonces las alas sirven para soñar...

Un beso.

Pipistrellina dijo...

He visto en el blog de Peasho que eres de arquitectura, somos compis!! jajajajajajaja! Besitos :)

escorpiona dijo...

Al atravesar las diversas pruebas que se nos va poniendo en el camino de la vida, nos sentimos mas livianos, ahora si podemos volar.
Un saludo
Chau

p.d: gracias por tu visita.

Gemma Ferré dijo...

Gracias por tu visita de hace unos días, no había tenido tiempo aún de ver lo que haces. Me gusta y me iré pasando por aquí.

Ahora con mis super alas me voy a la cocina a preparar el desayuno.

Un beso
Gemma

Bego dijo...

Pues si t han crecido será que las mereces :)

MentesSueltas dijo...

Te visito en "Una soleada mañana de domingo" es un remanso leerte.
Un abrazote.
MentesSueltas

viveydv dijo...

¿Te ganaste el cielo con el sufrimiento? Difícil forma, desde luego. Hermoso, por cierto.

Muchas gracias por tu visita, tb.

Ligeia dijo...

Amo el desierto más que cualquier horizonte, sus piedras irónicas, su matamorganas que son incipientes espejismos, amo el desierto más que cualquier tormenta de agua o lluvia, amo sus avenidas desoladas, sus pueblos fantasmas sus cementerios que son historia para el poeta Letelier, Si vieras como me calma el desierto una mañana de domingo sería otra...

Pipistrellina dijo...

Jajajajaja! sí!! yo también soy del ramo :)
Aunque estoy con el finde y eso de que me guste cada día más... te lo diré cuando lo entregue! ajjajajajaja

¡Qué pases muy buena semana tú también! :) ¡Besitos!

Opalo dijo...

Y entonces que estamos esperando para VOLAR???
Besitos

calanda dijo...

Pues yo soplo desde aquí fuerte fuerte para que empieces a volar. Un beso

vivi dijo...

Que bueno que tanta caminata y tanta fatiga durante el camino fue recompensado con unas hermosas alas, y como dijo alguien aqui mismo solo queda aprender para saber usarlas...y que la curiosidad no te llebe muy cerca del sol, como icaro (creo)...

Pipistrellina dijo...

Niño!!! Me voy a ir un tiempo al sitio del que escribí en mi blog :)
No sé aún cuándo volveré... pero seguro que no tardaré mucho en volver a darte el coñazo :P

Por cierto... te he dejado algo escrito en los comentarios :)

Un besazo y hasta pronto! (espero que no te olvides de mí! jajajajajaja)

Beaumont dijo...

Yo con eso de las alas, con perdón, pero me troncho de esa metáfora. No vuelas, sigues caminando. Lo que te ha incomodado te forja el carácter, y te sirve para seguir avanzado.