19.6.06

Un apunte a media mañana...

Si hay algo que me podía sorprender el pasado jueves era tener notícias sobre aquel chaval. Me encontraba en mi mesa, hablando con mi compañera cuando el cabo que se sienta a mi lado, un hombre muy "de la coña" me preguntó

-"De qué parleu?"-(¿De qué habláis?)
-Del chico que se ha tirado hoy al metro...
-¿Que lo has visto tu?
-Si... bueno, más que verlo, lo he "notado". Yo iba en el primer vagón, que lo ha atropellado... L'ha trinxat-le dije-(Ha tenido que dejarlo hecho trizas...)
-Pues no te creas...
Su convencimiento al decir esas palabras me sorprendió

-¿Cómo que no te creas? Hombre, si le ha pasado el metro por encima...
-Pues créete que no se ha hecho nada, tan solo un par de huesos rotos y una conmoción...
-No pot ser!- le dije - ¿Cómo lo sabes?
-Pues sí nano, he hablado con el bombero que lo ha sacado, y no le ha pasado "nada", se ha quedado entre el primer vagón y el segundo, en un hueco debajo del tren. El servicio ha sido sobre las nueve menos cinco o asi...
-Sí, a esa hora... Iba yo leyendo y...


A veces la vida se empeña en seguir adelante.

6 comentarios:

Isthar dijo...

Pues eso si que es tener mala suerte, porque una persona que se decide a torarse a la vía de un tren es porque tiene claro que no quiere seguir con su vida. Ahora encima la humillación añadida.

Llegar a esa situación en que deseas morirte siempre es muy trágico, mucho más que la muerte en sí misma.

Así es la vida...

Un abrazo muy fuerte

reflejos dijo...

También puede ocurrir que en el último momento se arrepintiese de dar ese paso. De cualquier manera tomar decisiones de ese tipo y llevarlas a cabo requiere mucho valor.

Gracias por tu visita.

Saludos y encantada.

Bek dijo...

que cosas, a veces en vez de atropellarnos la muerte nos atropella la vida.
Abrazo fuerte

(volviste... ^_^)

Opalo dijo...

Pues por algo pasan las cosas...quizas ese muchacho, a pesar de sus deseos de acabar con todo, MERECIA una segunda oportunidad. Ojala la aproveche.
Cariños

Maik dijo...

Pienso tambien que tuvo mala suerte, lo mismo se equivoco de boton, en vez de pulsar "apagar" le dio a "reiniciar".
Lo mismo sirve para algo, para cambiar, para que ese pensamiento se convierta en trasparente o se esfume, o lo mismo no sirve para nada.

La hormiguita dijo...

Así ocurre, y no sabemos qué pensará. Un saludo.