16.8.06

79

Claudia se dirigía con Vito hacia el parking para coger el coche e ir a buscar mi regalo de cumpleaños. Lo tenía guardado en casa de su madre, a las afueras de la ciudad.

Al acercarse y pulsar el mando a distancia, los intermitentes del mini negro centellearon alegres, como si le dieran la bienvenida.

Primero subió Vito de un salto y luego entró ella. Dejó el bolso en el asiento de atrás y cerró la puerta. En ese momento inspiró y un súbito vértigo se apoderó de ella. Abrió los ojos como si no lo creyera, paralizada.

El coche olía a perfume. Perfume de mujer.

Mientras todo ocurría, yo estaba en casa. Preparando las maletas.

7 comentarios:

najwa dijo...

eras tú!
que te perfumas cada noche!!!!!!!!!!
jajajaj ^^
aish, cuánta intriga! ;)

viveydv dijo...

A saber a quién recogiste en la puerta de tu garaje el otro día :-(. Creo que entiendo por donde vienen tus problemas. Reflexiona, ¿te has portado bien últimamente?

Miada dijo...

¿Preparando las maletas o tu maleta?...

Un beso.

Isthar dijo...

Sigo esperando al otro lado de las letras la respuesta ;)


No te vayas...

Alba dijo...

No sería el ambientador???.....

Nada.. que me voy otra vez, intrigada... leñe!!!!!!!

Un besote!

Robotrix dijo...

Hm... me ha gustado mucho, de verdad. Me gusta ese toque que le das a tus líneas. No es fácil... y por eso es especial.

Prometo pasar por aquí a menudo a beber de tus textos...

rosa dijo...

Mini negro??...perfume??...perfume de mujer o de hombre...maletas...adónde ibas?,
¿cuál era tu regalo de cumpleaños...el propio perfume del mini??.

Besos